Ulster

Enclavada en el valle del río Hudson, cerca de las montañas Catskill, la ciudad de Ulster es considerada como la puerta de entrada a los hermosos paisajes naturales del valle y a su próspera industria turística.

La zona atrae a la población más diversa por su encanto universal y variedad de opciones de vivienda, compuesta por casas unifamiliares, segundas residencias y apartamentos. El mercado inmobiliario es sólido, con una amplia variedad de estilos arquitectónicos y precios que seguramente satisfarán tanto a aquellos que buscan una residencia permanente como a los que anhelan un refugio estacional en la montaña. Los habitantes de Ulster llegaron atraídos por su estilo de vida más pausado y la hospitalidad de sus gentes.

La rica historia y el fuerte vínculo vecinal que se respira en las poblaciones de esta zona la convierten en el lugar perfecto al que llamar hogar. Ulster ofrece gran variedad de opciones comerciales y gastronómicas locales, así como tiendas de grandes cadenas a pocos minutos en sus ciudades vecinas. La oferta de alojamiento es muy amplia: hoteles con todas las comodidades y casas rurales de alquiler de temporada comparten espacio con pequeñas cafeterías y tiendas vintage locales. Los festivales anuales y los bares con música en vivo completan la oferta cultural en esta colorida región.

Por otro lado, Ulster ofrece increíbles paisajes de belleza natural y una dinámica oferta lúdica. Visite parques como el Robert Post Park, a orillas del río Hudson, para practicar actividades como paseos en barca, natación o pesca. Los más deportistas tienen a su alcance una gran variedad de actividades al aire libre de temporada, como el esquí, el kayak o el senderismo. Los embarcaderos en Esopus Creek y el cercano Roundout Creek son sitios muy concurridos durante los meses más cálidos. Además, el agroturismo, una actividad básica para la economía del condado, brinda a los huéspedes la oportunidad de recoger los productos locales y disfrutarlos directamente en su mesa.