Dutchess

El Condado de Dutchess, situado en la parte sudeste del estado de Nueva York, presume de unos paisajes espectaculares que se extienden en todas las direcciones y están salpicados de encantadoras ciudades periféricas y pueblecitos rurales.

Antes de mediados del siglo XX, el Condado de Dutchess era predominantemente rural. Sin embargo, en las últimas décadas, la zona suroeste del condado se ha ido convirtiendo en un área residencial con un alto porcentaje de habitantes que se desplazan a diario al Condado de Westchester y a la ciudad de Nueva York.

Con una mezcla de pintorescos pueblos rurales y ciudades periféricas ideales para recorrer a pie, el Condado de Dutchess tiene mucho que ofrecer a aquellos que buscan la paz de la vida en el campo pero también las comodidades de los suburbios modernos. En los años recientes, la oferta inmobiliaria de la zona se ha revalorizado mucho debido al creciente número de personas que se han ido trasladando desde su vecino más caro, el Condado de Westchester, así como al flujo constante de inmigrantes de los distritos de Manhattan y el Bronx.

La mayoría de las ciudades del Condado de Dutchess cuentan con excelentes espacios verdes y opciones de ocio al aire libre. Residentes y turistas pueden visitar lugares de interés destacados, como la casa familiar de Franklin D. Roosevelt y la Mansión Vanderbilt. Recorra a pie o en bicicleta la conocida Pasarela sobre el Parque Histórico del Condado de Hudson, o acampe en las inmediaciones de uno de los magníficos lagos de la zona. Cada mes de julio, la Cámara de Comercio del Condado de Dutchess celebra un lanzamiento anual de globos aerostáticos a lo largo del río Hudson, en el que participan hasta una veintena de globos cada año.

Con una superficie de más de 2.000 km2, el Condado de Dutchess ofrece naturaleza y ocio al aire libre, sin olvidar el encanto tradicional de sus lugares de interés y festividades locales.